Diseño para dispositivos plegables

Diseño UX
24/5/2024
|
Torresburriel Estudio
Mano sosteniendo un smartphone plegable con la pantalla abierta mostrando una interfaz de aplicaciones y un fondo de una calle urbana.

Los dispositivos plegables, son una de las últimas tendencias que estamos viendo en los dispositivos móviles, y, en cierto modo, cambian el paradigma sobre cómo se utilizan las aplicaciones. 

Estos dispositivos, que pueden cambiar de forma al plegarse y desplegarse, plantean nuevos desafíos y oportunidades para los diseñadores, porque debemos adaptar nuestros enfoques para crear experiencias coherentes y fluidas en múltiples configuraciones de pantalla.

El diseño para dispositivos plegables no se trata solo de hacer que las interfaces se vean bien en diferentes tamaños de pantalla, sino de reconsiderar completamente cómo se estructuran y presentan las interacciones. 

La capacidad de un dispositivo para expandirse y contraerse implica que las aplicaciones tienen que ser lo suficientemente flexibles como para ofrecer una funcionalidad óptima en ambas formas. Esto incluye todo, desde el diseño de layouts adaptativos que puedan reorganizarse dinámicamente, hasta la implementación de transiciones suaves que mantengan el contexto del usuario sin interrupciones.

Además, la naturaleza única de las pantallas plegables permite una interacción más ergonómica y personalizable. Los usuarios pueden disfrutar de dispositivos que se adaptan mejor a sus necesidades y estilos de vida, ya sea que prefieran una pantalla compacta para la movilidad o una más grande para tareas productivas y entretenimiento.

La flexibilidad de estas pantallas abre un sinfín de nuevas posibilidades en el diseño de productos. Los dispositivos con pantallas flexibles pueden doblarse, enrollarse y estirarse, permitiendo crear formas y funcionalidades que serían imposibles con las pantallas de vidrio tradicionales. 

Ventajas de los dispositivos plegables

Los dispositivos plegables ofrecen una combinación única de portabilidad y versatilidad, permitiendo a los usuarios disfrutar de un dispositivo compacto que se expande a una pantalla más grande según sus necesidades. 

Esta flexibilidad mejora la experiencia de usuario al proporcionar una visualización optimizada y facilitar la multitarea, permitiendo ejecutar múltiples aplicaciones simultáneamente. Además, el diseño ergonómico y moderno es atractivo visualmente y también mejora la productividad y la creatividad, ofreciendo herramientas más efectivas para profesionales y artistas.

Desafíos de diseño en dispositivos plegables

El diseño para dispositivos desplegables presenta varios desafíos únicos que deben abordarse para crear una experiencia de usuario óptima. Estos desafíos surgen debido a la capacidad de los dispositivos de cambiar entre diferentes modos de pantalla, lo que requiere que los diseñadores rediseñen cómo se estructuran, presentan y navegan las interfaces de usuario.

  • Adaptabilidad de la interfaz: uno de los mayores desafíos es asegurarse de que la interfaz de usuario sea completamente adaptable. Esto implica diseñar layouts que puedan ajustarse fluidamente a diferentes tamaños y orientaciones de pantalla. Los elementos de la interfaz deben ser reorganizables y redimensionables para mantener la funcionalidad y la estética tanto en modos plegados como desplegados. 
  • Continuidad de experiencia: mantener una experiencia de usuario continua es crucial cuando se cambia entre modos de pantalla. Los diseñadores tenemos que garantizar que el estado de la aplicación y el contexto del usuario se mantengan intactos durante estos cambios. Esto incluye implementar transiciones suaves que sean visualmente agradables, y que también ayuden a los usuarios a comprender el cambio de un modo a otro sin sentirse desorientados.
  • Optimización de contenido: la optimización del contenido es otro desafío importante. La cantidad de información presentada debe ajustarse según el tamaño de la pantalla disponible. En modos más pequeños, es esencial evitar la sobrecarga de información, mientras que en modos más grandes, el contenido debe llenar el espacio de manera efectiva sin dejar grandes áreas vacías, teniendo en cuenta el espacio en blanco adecuado. Además, el texto y las imágenes deben escalar adecuadamente para asegurar legibilidad y claridad en todas las configuraciones.
  • Interacción y usabilidad: los gestos táctiles y la usabilidad general deben ser reconsiderados para asegurar que funcionen de manera coherente en ambas configuraciones de pantalla. Los usuarios tienen que sentir que el uso del dispositivo es intuitivo sin importar cómo lo estén sosteniendo o utilizando. Además, es crucial garantizar la accesibilidad para todos los usuarios, incluyendo aquellos que dependen de tecnologías asistivas.
  • Los bordes curvos: en el diseño de dispositivos ofrecen innovaciones como gestos táctiles adicionales y pantallas envolventes que pueden mostrar notificaciones sin interrumpir la actividad principal. Sin embargo, presentan desafíos significativos, como adaptar la interfaz para mantener la funcionalidad y legibilidad, reposicionando elementos para evitar áreas inutilizables. Además, también es importante gestionar el espacio útil para evitar la pérdida de información importante y prevenir interacciones accidentales que puedan afectar la experiencia del usuario.
  • Márgenes flexibles: para un diseño adaptable y consistente, es esencial utilizar márgenes flexibles con unidades de medida como porcentajes o “viewport units”, que se ajustan automáticamente al tamaño de la pantalla. Emplear unidades relativas como “em” o “rem” en lugar de píxeles permite que los elementos se escalen en función del tamaño de fuente base. Además, ajustar correctamente los tamaños de fuente e imágenes usando unidades relativas y límites de tamaño previene problemas de recorte e ilegibilidad.
  • Características como multi window y pop up view, en dispositivos plegables mejora significativamente la multitarea y la productividad. Multiwindow permite a los usuarios ejecutar y visualizar múltiples aplicaciones simultáneamente, optimizando el espacio de la pantalla para realizar diversas tareas en paralelo. Pop up view ofrece una ventana flotante que se puede mover y redimensionar, proporcionando una forma flexible de interactuar con aplicaciones sin interrumpir la actividad principal. Estas funcionalidades permiten una gestión más eficiente del tiempo y los recursos, facilitando un flujo de trabajo más fluido y adaptable a las necesidades del usuario.

En definitiva, como diseñadores UX, tenemos delante una serie de desafíos diferentes a los que tenemos que tener en cuenta cuando diseñamos para móvil “normal” o para escritorio. Y aquí entra en juego el poder trasladar a la parte más técnica, la parte creativa que hace que la experiencia sea fluida y ergonómica.  

Visita UX Learn, nuestra plataforma formativa, para ver más sobre nuestros cursos sobre Diseño de Producto:


Foto de portada de Onur Binay en Unsplash.

¿Quieres darnos tu impresión sobre este post?

Deja una respuesta

Aquí va tu texto personalizado.

Blog

Nos encanta compartir lo que sabemos sobre diseño de producto y experiencia de usuario.
Ver todo el blog
Puedes consultarnos lo que necesites
Envíanos un mensaje
Nombre
Email
Mensaje
Gracias por escribirnos. Nuestro equipo se pondrá en contacto contigo tan pronto como sea posible.
Ha ocurrido un error. Estamos trabajando para resolverlo. Puedes escribirnos al chat.