Interacciones para smartwatches

Diseño UX
04/7/2024
|
Torresburriel Estudio
Persona con camiseta azul revisando información en un smartwatch con correa blanca.

La principal función de un reloj inteligente es filtrar la información y mostrar solo los datos más relevantes que el usuario necesita ver de inmediato. Debido a sus pantallas reducidas y al modo en que se utilizan, diseñar aplicaciones para relojes inteligentes presenta un desafío considerable. 

La clave está en simplificar la interfaz y optimizar la presentación de datos para que los usuarios puedan acceder rápidamente a la información crucial sin sentirse abrumados por el exceso de detalles.

Esta capacidad de enfocarse en lo esencial ayuda a minimizar las distracciones, permitiendo a los usuarios concentrarse en otras tareas hasta que tengan más tiempo para revisar la información completa en su teléfono. Los relojes inteligentes están diseñados para ser consultados de un vistazo, proporcionando notificaciones breves, recordatorios y datos críticos sin interrumpir el flujo de actividad del usuario. Esto es particularmente útil en situaciones donde la inmediatez es clave, como durante el ejercicio físico, en reuniones o mientras se conduce.

Además, los relojes inteligentes liberan las manos del usuario, ofreciendo una gran ventaja en términos de conveniencia y accesibilidad. A medida que los teléfonos inteligentes continúan aumentando de tamaño y se vuelven menos manejables para ciertas tareas, los relojes inteligentes se posicionan como una alternativa eficiente para recibir y gestionar información sobre la marcha. 

Ya sea para leer un mensaje, verificar la hora o seguir una ruta de navegación, los relojes inteligentes permiten realizar estas acciones de manera más cómoda y sin necesidad de sacar un dispositivo grande del bolsillo. Esta funcionalidad se traduce en una experiencia de usuario más fluida y práctica, especialmente en contextos donde el uso de ambas manos es imprescindible.

Interacciones con el smartwatch

Las interacciones para smartwatches ofrecen varias formas diferentes, diseñadas para maximizar la eficiencia y la comodidad del usuario. Estas interacciones incluyen toques, deslizamientos, gestos, voz y botones físicos.

Las principales formas en las que  podemos interactuar con un reloj inteligente son:

1. Toques y deslizamientos en la pantalla táctil

La pantalla táctil es una de las características más distintivas y utilizadas en los relojes inteligentes. Esta forma de interacción permite a los usuarios ejecutar acciones de manera rápida y precisa, aprovechando la tecnología táctil para una experiencia intuitiva y natural. Mediante toques, deslizamientos y presiones prolongadas, los usuarios pueden navegar por menús, acceder a aplicaciones y realizar diversas tareas sin necesidad de botones físicos adicionales.

Toque simple

El toque simple es la forma más básica y común de interacción en una pantalla táctil de un reloj inteligente. Consiste en tocar brevemente la pantalla con un dedo para realizar una acción. Esta acción puede incluir:

  • Seleccionar opciones: tocar un icono o una opción en el menú para abrir una aplicación o acceder a una función específica.
  • Activar funciones: iniciar o detener temporizadores, alarmas o iniciar una sesión de ejercicio con un toque.
  • Responder a notificaciones: abrir mensajes, correos electrónicos o notificaciones directamente desde la pantalla del reloj.

Deslizamiento

El deslizamiento es otra interacción esencial que permite a los usuarios moverse entre diferentes pantallas y contenido en un reloj inteligente.

  • Navegación entre pantallas: deslizar hacia la izquierda o derecha para cambiar entre diferentes pantallas de inicio, aplicaciones o widgets.
  • Acceso a notificaciones: deslizar hacia abajo desde la parte superior de la pantalla para ver notificaciones recientes y acciones rápidas.
  • Desplazamiento en listas: deslizar hacia arriba o hacia abajo para desplazarse por listas largas, como mensajes, correos electrónicos o eventos del calendario.

Toque prolongado

El toque prolongado, también conocido como pulsación larga, implica mantener el dedo presionado sobre la pantalla durante unos segundos. Esta interacción suele activar funciones adicionales o proporcionar accesos directos a configuraciones y opciones avanzadas. 

  • Cambiar la esfera del reloj: mantener presionada la pantalla principal para cambiar entre diferentes esferas del reloj, permitiendo una personalización rápida.
  • Acceso a configuraciones rápidas: activar menús contextuales o configuraciones rápidas específicas de la aplicación que se está utilizando.
  • Mover y organizar iconos: en algunos relojes, el toque prolongado permite reorganizar iconos de aplicaciones o widgets en la pantalla principal.

2. Gestos

Los gestos son una forma de interacción que utiliza movimientos del dispositivo o del usuario para ejecutar comandos. Estos hacen que la navegación y el uso de los relojes inteligentes sean más intuitivos y eficientes, permitiendo a los usuarios realizar acciones sin necesidad de tocar la pantalla y proporcionando una experiencia más natural. 

Gestos de muñeca

Los gestos de muñeca aprovechan los sensores de movimiento del reloj para interpretar movimientos específicos de la muñeca del usuario. Estos gestos permiten realizar acciones rápidas y sencillas sin necesidad de usar la otra mano, lo que es especialmente útil en situaciones donde la interacción táctil no es conveniente. 

  • Levantar para despertar: girar la muñeca hacia uno mismo para activar la pantalla del reloj y ver la hora o las notificaciones.
  • Sacudir para descartar notificaciones: un movimiento de sacudida de la muñeca puede descartar notificaciones o alertas.
  • Giro para navegar: girar la muñeca en una dirección específica para desplazarse por menús, notificaciones o pantallas de aplicaciones.

Gestos personalizados

Los gestos personalizados permiten a los usuarios configurar movimientos específicos para ejecutar acciones particulares en su reloj inteligente. Esta personalización mejora la usabilidad al adaptarse a las preferencias y necesidades individuales del usuario.

  • Toques secuenciales: configurar una serie de toques en una secuencia específica (por ejemplo, doble toque seguido de un deslizamiento) para abrir una aplicación o realizar una acción.
  • Gestos de mano completa: usar movimientos de toda la mano, como cerrar el puño o abrir la mano cerca del reloj, para activar comandos específicos, como iniciar una llamada o reproducir música.
  • Combinaciones de gestos: crear combinaciones de diferentes gestos para tareas más complejas, como configurar un temporizador o enviar un mensaje predefinido.

3. Control por voz

El control por voz añade una capa adicional de conveniencia, permitiendo a los usuarios interactuar con su reloj sin necesidad de usar las manos.

  • Asistentes virtuales: la mayoría de los relojes inteligentes están equipados con asistentes virtuales como Siri, Google Assistant o Alexa. Estos permiten realizar comandos de voz para enviar mensajes, establecer recordatorios, buscar información, controlar dispositivos inteligentes en el hogar y mucho más.
  • Dictado de voz: los usuarios pueden dictar mensajes de texto, correos electrónicos o notas directamente en el reloj, convirtiendo su voz en texto de manera eficiente. Ver también: Cómo realizar test de usabilidad para interfaces de voz.

4. Botones físicos

A pesar de la prevalencia de las pantallas táctiles, los botones físicos siguen siendo una forma importante de interacción:

  • Botón principal o corona digital: muchos relojes inteligentes tienen un botón principal o una corona digital que se puede girar o presionar para navegar por menús, hacer selecciones y volver a la pantalla de inicio. La corona digital permite un control preciso, especialmente útil para desplazarse por listas largas o ajustar configuraciones.
  • Botones laterales: algunos dispositivos tienen botones adicionales que pueden ser personalizados para funciones específicas, como iniciar una aplicación, controlar el volumen o acceder a menús rápidos. Estos botones proporcionan accesos directos convenientes y mejoran la usabilidad.

5. Interacción híbrida

La combinación de pantalla táctil y botones físicos permite una interacción más versátil:

  • Pantalla táctil y botones: utilizar la pantalla táctil para gestos y toques, junto con botones físicos para navegación y control, aprovecha lo mejor de ambos métodos. Los usuarios pueden, por ejemplo, navegar rápidamente con la corona digital y seleccionar opciones con un toque en la pantalla.

6. Feedback háptico

El feedback háptico proporciona una forma de confirmar acciones y alertar al usuario.

  • Vibraciones y pulsos: los relojes inteligentes utilizan vibraciones y pulsos para alertar a los usuarios sobre notificaciones, recordatorios y otros eventos importantes, ofreciendo una confirmación táctil inmediata y discreta.

Diseñar interacciones para relojes inteligentes es todo un reto, pero también una oportunidad emocionante para mejorar nuestra vida diaria. A lo largo de este artículo, hemos explorado cómo los toques, deslizamientos y gestos hacen que usar un reloj inteligente sea intuitivo y eficiente. Cada una de estas interacciones está pensada para ofrecer una experiencia fluida, permitiendo que accedamos a la información y realicemos tareas con facilidad.


Foto de portada de Luke Chesser en Unsplash.

¿Quieres darnos tu impresión sobre este post?

Deja una respuesta

Aquí va tu texto personalizado.

Blog

Nos encanta compartir lo que sabemos sobre diseño de producto y experiencia de usuario.
Ver todo el blog
Puedes consultarnos lo que necesites
Envíanos un mensaje
Nombre
Email
Mensaje
Gracias por escribirnos. Nuestro equipo se pondrá en contacto contigo tan pronto como sea posible.
Ha ocurrido un error. Estamos trabajando para resolverlo. Puedes escribirnos al chat.